Terapia miofascial

La fascia es la envoltura de tejido conjuntivo que realiza un número importante de funciones, incluyendo la envoltura y el aislamiento de uno o más músculos.

Forma una red ininterrumpida, que de diferentes maneras, controla todos los componentes de nuestro cuerpo.

La fascia hace que todos los componentes del cuerpo estén interconectados entre sí. De aquí se deduce que cuando una parte de la fascia queda lesionada, se pueden afectar tejidos que están muy alejados del sitio original de la lesión.

Una alteración de la estructura de la fascia puede provocar un mal funcionamiento de las fibras musculares, lo que se traduce en un movimiento articular no fisiológico, produciendo por tanto dolor, limitación articular y pérdida de fuerza.

La terapia miofascial es un instrumento de valoración y tratamiento de las molestias de origen reumatológico, dolores a nivel de columna y miembros, ciáticas, dolores articulares, y en situaciones de intervención quirúrgica.